Skip to content

LA PROFECÍA VISPERA DE AQUEL DOMINGO DE RAMOS

marzo 26, 2014

chavez salio de yareEra la víspera del “Domingo de Ramos”. Y aquel sábado, hace veinte años, comenzaría la entrada mesiánica de Chávez en el corazón del pueblo venezolano.
Llegó a la ciudad, como Jesús acompañado de cientos, que lo siguieron el Panteón Nacional y frente al sarcófago de Bolívar afirmó: “Padre aquí estamos…” y juró no descansar hasta que conquistara la segunda independencia de Venezuela.
Todas fueron señales ese día: el canto del Himno Nacional que haría estrofa e inspiración de cada reto; puños levantados y gente humilde por las que daría su propia vida; abrazos de niños y esa auténtica alegría con la que compartiría cada escollo, cada desafío de las siguientes dos décadas.
“En el día de hoy hay como dos pasiones que me encienden el alma (…) Haber recorrido el patio de armas de la Academia Militar, la “casa de lo sueños azules” donde se forjan hombres dignos y útiles a la Patria (…) y después la segunda pasión que me alienta y me acompaña hasta el último minuto de mi vida, son ustedes, pueblo de mi Patria”.
Y hubo boinas rojas e imágenes del hombre que sería razón y fe de una revolución.
¡Viva Chávez!!! Se escuchó como augurio de lo que se convertiría en sentimiento nacional. La sabiduría popular lo vaticinó entre palmas benditas y carteles que profetizaban: “Hoy, mañana y siempre con nuestro pueblo, Chávez”…el militar que nunca se había sentido preso en Yare, ”porque siempre,- dijo,- recibí el mensaje solidario de ustedes”.
En cada parada del recorrido de aquel 26 de marzo, volvía a escucharse “…Gloria al bravo pueblo”… y su certeza de que hombres como El Libertador (como ÉL) no mueren, sino que cierran los ojos y se quedan velando…
Y entonces todos, supieron aquel sábado, víspera del Domingo de Ramos que entraban en la historia junto a ÉL, el Mecías- Comandante, se quedaría junto a Bolívar velando por siempre yendo tras el Sol, empujando, como decía Alí Primera, “para que el Sol salga por fin, y nosotros dejemos de ser el continente maldito; y construyamos la bendición del nuevo continente para el siglo que viene. Nosotros, compañeros, lo vamos a hacer por ahora y para siempre!
¡Y fue palabra santa!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: