Skip to content

Repara y fabrica cirujano cienfueguero su propio instrumental quirúrgico.

diciembre 13, 2011

Hace la incisión exacta. La precisión define cada corte dado al metal que luego pule. Certeros movimientos perfeccionan el orificio de entrada.
Son las destrezas aprendidas en su profesión, el manejo exacto de las herramientas, las que le dieron al doctor Yandy Rodríguez, cirujano cienfueguero, las habilidades para reparar y fabricar su propio instrumental quirúrgico.
En un improvisado taller trasero, en su casa, adapta materiales desechados de las sondas utilizadas en el tratamiento de la neumotórax de pulmón, confecciona ganchos y espátulas, utilizados en la cirugía laparoscópica.
“El eje del pleurótomo, que se desecha totalmente cuando se ha puesto la sonda, lo reutilizó para confeccionar las varillas necesarias en estas cirugías mínimamente invasivas que se realizan a través de pequeños orificios. En este mandril hallé elementos fundamentales, el acero quirúrgico, el calibre y la longitud necesaria”, explica el Especialista de Primer Grado en Cirugía General.
“Luego- detalla el también Master en Urgencias Médicas-, hacemos un pequeño orificio con rosca y le colocamos un segmento del mismo material para poder introducir el cable eléctrico utilizado en la electro fulguración, o cicatrización eléctrica, que se produce en el interior del cuerpo humano durante la operación.”
Cuando la escasez de instrumental quirúrgico amenazó con detener el programa de intervenciones por mínimo acceso del Centro Especializado Ambulatorio del Hospital Provincial Universitario de Cienfuegos, este galeno puso a prueba su ingenio.
“Teníamos días quirúrgicos muy complejos de 5 ó 6 casos, y poco instrumental laparoscópico, a veces lo esterilizábamos hasta tres veces en una jornada… entonces comenzó el deterioro, las roturas”, recuerda el ganador del Premio Provincial de Innovación Tecnológica en el Forum anual de Ciencia y Técnica de la Salud Pública en Cienfuegos.
Otro escollo que venció el cirujano fue la reposición del material de asilamiento para la electricidad. Utilizando sondas de aspiración comunes, halló la solución, también creó un aditamento no incluido en los equipos originales, importados con estos fines; un elevador para la exploración en los órganos internos del paciente.
“Los aditamentos ha sido validados por mis compañeros del equipo quirúrgico del hospital; ya llevan un año de explotación – asegura el doctor- en el día a día y no hemos tenido ninguna complicación ni accidente en cuanto a su funcionamiento”.
Precisión en incisiones, destreza de movimientos, en el taller y en el salón, que permiten mantener uno de los programas quirúrgicos más intensos de un hospital cubano, distinguen a este cirujano e innovador cienfueguero.
Su ingenio ha permitido realizar en lo que va de año unas 750 operaciones por mínimo acceso, solo con devolverle la vida útil a materiales desechables y , por supuesto, mejorar en el quirófano la de sus pacientes.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: