Skip to content

El camino de la “prosperidad” pasa por Paraiso

enero 10, 2011

El camino de la “prosperidad” pasa por ParaisoAún en tiempos de sequía, Gervasio entrega cada mañana veinte litros de leche a su cooperativa. Apenas cinco hectáreas en Paraíso, un terreno ubicado en la periferia de la ciudad capital cienfueguera tiene este campesino pero asegura sacarle buen provecho.
Cuando perdió sus piernas en un accidente, Gervasio decidió no perder su utilidad y hace unos tres años volvió a su finca que nombró “La Prosperidad”.
“Yo llegué con mis piernas amputadas y le dije a mis hijos que me dejaran en mis tierras que llevaban años abandonadas. Les dije me voy a quedar aquí, tráiganme la comida, vengan a visitarme, pero no me quitarán la idea de ponerlas a producir”.
“Entonces, recuerda Gervasio Rivera- comencé a estudiar qué hacer. Compré un caballo, un coche; luego hice un hueco en el patio para poder meter el coche y llegar en mi sillón de ruedas a él y poder tomar las riendas de mi caballo.”
Cuando sube, este hombre de 72 años, sujeta su silla a una especie de cepo que adaptó al vagón y así puede guiar a la bestia los tres kilómetros que separan sus tierras de la sede de la Cooperativa de Créditos y Servicios “Jorge Alfonso”, o ir a entregar sus cosechas al mercado del poblado de Paraíso.
“Tengo mucha fe y mucho deseo de trabajar y producir para ayudar a la Revolución”, afirma.
Evelio, empleado y amigo es a la vez sus dos piernas para atender 45 vacas, añojas y terneros, el fomento de la ceba de toros y las crías de cerdos, todo lo cual controlar, supervisa y dirige Gervasio.
“Yo a la vez soy el director, el jefe de taller de mecánica; yo soy el representante, el que custodia y lleva las cuentas”.
Ahora es uno de los campesinos que suministran el más de 70 por ciento de las productos agrícolas que consumen los cienfuegueros.
Este año ha entregado cientos de quintales de calabaza, plátanos, yuca y guayaba y piensa en preparar otras tierras para kingrás y caña, garantía de alimento de la masa ganadera.
El aumento por el gobierno cubano de los precios de compra de las viandas, la leche, del ganado -asegura- ha estimulado a los campesinos, pero particularmente a él ”le da fuerzas para seguir trabajando, hasta que llegue la muerte”.
Allí en “La Prosperidad”, donde organiza, administra y custodia desde el día en que decidió que con sus piernas no se iría su utilidad.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: